Puentes que desafían los límites de la física
TUNGSTENO INNOVACIÓN

Puentes que desafían los límites de la física

El reto de salvar distancias ha llevado a la ingeniería a desarrollar soluciones sorprendentes y complejas, que tienen en los puentes su máxima expresión. En este recorrido encontramos tanto ejemplos impresionantes de puentes recientemente construidos, como métodos innovadores para levantarlos.

Considerado una obra mayor del siglo XXI, el viaducto de Millau (Aveyron, Francia) tiene los pilares más altos del mundo y superó a la Torre Eiffel como la estructura más alta de Francia. Crédito: Richard Semik.

ANTONIO LÓPEZ | Tungsteno

Los romanos desarrollaron el primer cemento hidráulico: un compuesto que incluía cal y ceniza volcánica, y que explica la resistencia de sus puentes, que llevan en pie más de 2.000 años. La Revolución Industrial llevó la construcción de puentes a un nuevo estadio con el desarrollo del ferrocarril. Hoy en día, ingenieros y arquitectos continúan testando los límites de la física y de la imaginación con puentes sorprendentes, sostenibles e incluso,“inteligentes”.

El rey de los récords: el viaducto de Millau (2004)

El viaducto de Millau, en la región de Aveyron (Francia) es un icono mundial que ilustra este espíritu de superación, gracias a los diferentes récords que atesora. Los pilares que lo sujetan son los más altos del mundo y en el centro de la estructura (343 metros) se podría colocar la Torre Eiffel (que mide 324 metros).

Su proceso de construcción fue una auténtica proeza técnica en la que se utilizaron procedimientos muy avanzados como el encofrado autotrepante (que evita la utilización de grúas) o el hormigón de alta resistencia. El proyecto, con un diseño a cargo del arquitecto Norman Foster y el ingeniero Michel Virlogeux, se extendió a lo largo de trece años y requirió tres de construcción.

Una de las grúas flotantes más grandes del mundo permitió levantar el Gateshead Millennium Bridge (Reino Unido), una estructura única ejemplo de diseño eficiente. Crédito: Wikimedia Commons.

Un puente basculante: Gateshead Millennium Bridge (2001)

La ingeniería de puentes ha evolucionado también en cuanto a las posibilidades de interacción de las estructuras con el medio. El Puente del Milenio (Gateshead Millennium Bridge), una estructura única, ha ganado numerosos reconocimientos por su diseño desde que fuese inaugurado en 2002 para unir las ciudades de Gateshead y Newcastle.

Diseñado por Wilkinson Eyre y la empresa Gifford & Partners, es el único puente basculante del mundo que utiliza un sistema hidráulico capaz de desplazarlo hacia arriba en 5 minutos para así dejar pasar a los barcos. Es todo un ejemplo de diseño eficiente, pues la mayor parte de la estructura (de unas 800 toneladas de peso) se construyó fuera de su emplazamiento, donde se colocó con ayuda de una de las grúas flotantes más grande del mundo. Los arcos de acero que forman el puente están distanciados en un ángulo de 90 grados y se inclinan hacia arriba en una sola pieza gracias a la fuerza de ocho motores eléctricos.

El puente colgante Tsing Ma Bridge (Hong Kong) es una proeza de diseño a prueba de tifones que, además, se monitoriza continuamente para optimizar estructuras similares. Crédito: Wikimedia Commons.

Big Data y aerodinámica contra tifones: Tsing Ma Bridge (1997)

Otro puente muy singular, también de acero, es el de Tsing Ma. En uso desde 1997 y con tráfico ferroviario incluido, conecta las carreteras que llevan al centro de Hong Kong, al aeropuerto y hacia el noroeste de la ciudad, para lo que cuenta con un sistema avanzado de control de tráfico y vigilancia (TCSS).

Asentado en un área sujeta a fuertes ráfagas de viento y tifones, requirió de numerosos estudios de túnel de viento y varias reproducciones a escala para saber cómo se comportaría la estructura frente a una tormenta. Actualmente, Tsing Ma es el noveno puente colgante más largo del mundo, y el puente ferroviario más largo del planeta. Su comportamiento frente a los vientos se monitoriza de forma constante, y genera una información muy valiosa para optimizar nuevos diseños y aprender, gracias al Big Data, cómo optimizar sus estructuras.

Puente paraguas TU Wien (2020): la construcción inteligente sin grúas

Facilitar el proceso de construcción de un puente requiere tanta o más pericia que la optimización de su comportamiento una vez construido. La Universidad de Viena desarrolló entre 2010 y 2020 un revolucionario sistema para desplegar un puente en su ubicación final utilizando el mecanismo de apertura de un paraguas, una técnica muy prometedora para construir en terrenos complicados y reservas naturales.

Como en el caso del puente TU Wien, que se levantó en la autopista Fürstenfeld de Austria mediante este método, llamado también de descenso o reducción equilibrada (como se conoce técnicamente). Un sistema que permite erigir grandes estructuras en pocos días, ya que no se monta en horizontal, sino en una posición vertical y luego se gira. De esta manera, al no necesitar andamios, se ahorra no solo tiempo, sino también costes y recursos.

El puente TU Wien se levantó sobre la autopista austríaca Fürstenfeld sin apoyo de grúas ni andamios, mediante un sistema que imita el mecanismo de apertura de un paraguas. Crédito: TU Wien.

Tecnologías como las que soportan estos sistemas estructurales desplegables, junto con herramientas como el Big Data o la incorporación de materiales innovadores, prometen desafiar las leyes de la física hasta límites insospechados. Son soluciones que permiten no solo levantar estructuras resistentes, sino además, tender puentes con la naturaleza, respetando el medio y aprendiendo del propio entorno natural.

· — —

Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

 

 

 

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Condesa de Venadito, 7
28027 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com