angle-left Los superhéroes del mundo real: los voluntarios
INNOVACIÓN SOSTENIBILIDAD

Los superhéroes del mundo real: los voluntarios

El Voluntariado es un concepto que engloba todas las actividades de carácter altruista que lleva a cabo una persona con el objetivo de colaborar a cambiar una situación desfavorable de un colectivo social o a proteger el medio ambiente.

A lo largo de la historia el voluntariado se ha desarrollado de forma recurrente en muchos países, principalmente en el llamado “primer mundo”.

Desde la época de los romanos han existido personas que gracias a su posición adinerada han dedicado parte de su tiempo y recursos económicos a ayudar a los más desfavorecidos, principalmente en hospitales. Esto se incrementó mucho a partir del avance del cristianismo como religión mayoritaria en Europa y América, que a través del reclamo de “ayudar al prójimo”, la nobleza y la posterior burguesía continuaron ejerciendo esta labor en su tiempo libre, especialmente las mujeres.

No es hasta el siglo XIX cuando comienza a elaborarse el concepto de Estado del Bienestar y leyes que poco a poco ayudan a los colectivos desfavorecidos, lo que otorga un carácter mucho más formal a la labor que estos voluntarios llevaban tanto tiempo llevando a cabo.

Una vez superadas las dictaduras europeas en las que estuvo prohibido cualquier tipo de asociacionismo y actividad de este tipo fuera del control estatal, comienzan a surgir grupos organizados de distinta índole con una gran cantidad de participantes. Movimientos internacionales como los de los Scouts, WWF o Cruz Roja, que habían surgido con mucha anterioridad, tienen un aumento gradual desde la década de los 60 con el desarrollo de un sentimiento activista que movió a millones de personas. Y por fin en la década de los 80 todos los voluntarios del mundo reciben un reconocimiento público gracias a la propuesta por parte de la ONU de que todos los países dediquen cada 5 de diciembre una jornada especial para agradecer públicamente su labor.

El voluntariado ha ayudado a sobrellevar guerras y catástrofes naturales, y gracias al trabajo continuado de distintos tipos de voluntarios en el mundo, se ha logrado que el día a día de personas discriminadas por enfermedad, discapacidad, pobreza o algún otro factor sea cada vez más positivo y se visibilice su situación para sensibilizar a la población general. Es por esto que incluso las empresas se han sumado y promueven el voluntariado entre sus propios empleados, financiando determinados proyectos medio ambientales o sociales en los que la empresa pueda aportar tanto recursos económicos como humanos, a la vez que el empleado tiene la oportunidad de evolucionar en su desarrollo personal y profesional.

Según datos de la red Voluntare[1], el 67% de las grandes empresas en España tienen un plan de voluntariado corporativo dentro de su estrategia de RSC, pero la cifra aumenta exponencialmente al evaluar la situación en el extranjero: en Europa asciende al 79%, en EEUU alcanza el 85% y en Latinoamérica el 87%. Sin embargo, no sólo las grandes empresas se involucran a través del voluntariado, cada vez más PYMES desarrollan una política de RSC y valoran la importancia de que sus empleados se conviertan en voluntarios de alguna causa, aunque todavía deberán pasar unos años para que podamos apreciar cifras considerables en su entorno.

El grupo Sacyr cuenta desde principios de este 2019 con un Club de Voluntariado corporativo creado por la Fundación Sacyr, en el que ya se han llevado a cabo cinco proyectos en materia social y medio ambiental que han contado con más de 60 voluntarios.

En definitiva, participar como voluntario ayuda a:  crear un mundo mejor; a desarrollar una serie de habilidades relevantes para el mundo profesional como el trabajo en equipo; así como a crecer en inteligencia emocional aumentando la empatía y el optimismo, entre otros valores.

Como dice el título, los voluntarios se han convertido a lo largo de la historia en los verdaderos superhéroes que han salvado vidas literal y figuradamente, y trabajan juntos para hacer desaparecer la dureza y crueldad que en tantas ocasiones ensombrece nuestro mundo.

Gracias a todos los voluntarios del mundo por su labor. Y desde la Fundación Sacyr, gracias a los miembros del Club del Voluntariado por trabajar mano a mano para defender la igualdad entre personas y el respeto hacia la naturaleza que nos rodea.

 

Ainara García Gabiola

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Paseo de la Castellana, 83-85.
28046 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com