El puente Pumarejo, un coloso con el sello Sacyr
INNOVACIÓN

El puente Pumarejo, un coloso con el sello Sacyr

Juan Pablo Durán, gerente del proyecto, explica cómo hemos innovado en una obra que se sale de los estándares.

Le llaman el “Coloso del Caribe”. Cuenta con un refuerzo de acero equivalente al peso de 4,5 Torres Eiffel; un tablero equivalente a 7,8 canchas de fútbol y un volumen de mezcla para sus bases equivalente al volumen de 20 piscinas olímpicas. Los pilotes suman una altura similar a la de 66 torres Colpatria (segundo mayor rascacielos de Bogotá).

Son cifras majestuosas para una obra de ingeniería magistral, el puente de Pumarejo, una construcción realizada por Sacyr que permite mejorar las conexiones terrestres y marítimas en Barranquilla (Colombia) y que fue inaugurada el pasado mes de diciembre.

Se podría decir que es el mayor puente de Latinoamérica y uno de los mayores del mundo por sus características. Comparable a otros puentes icónicos como el de San Francisco o el de Brooklyn, también al de Cádiz (España), o al de Liverpool.

Juan Pablo Durán ha sido el project manager y el gerente de este proyecto de más de cuatro años de duración, en el que ha trabajado un equipo de más de 5.000 personas en el equipo.

“Pumarejo es un puente con condicionantes técnicos muy especiales, con unas dimensiones que se salen de lo normal y en una zona en la que no había ni los medios adecuados ni el personal especializado para hacerlo. Por eso hubo que hacerlo todo desde cero, con mucho trabajo técnico, de planificación y de formación con la gente”, explica Durán.

“Un puente de este tipo y dimensiones no es algo que se vea habitualmente. Los proveedores y las empresas especialistas  comentaban que en ese momento se podían estar construyendo como máximo tres o cuatro estructuras similares en el mundo, no más”, espeta Durán.

Podríamos decir que la mayor innovación y reto a los que se enfrentaba la compañía era, por un lado, adaptar e implementar técnicas muy especializadas, como el sistema de autocimbra para los vanos de acceso, los carros de voladizo en el tramo atirantado o las técnicas de construcción los pilotes en agua, pero aplicadas a un puente que exige unos tamaños que en algunos casos, duplica o triplica el estándar habitual. Y por otro lado, trabajar en un país donde nunca se habían aplicado estos sistemas constructivos, ni existía personal con la formación adecuada.

“Las técnicas eran conocidas, como la autocimbra, pero no con las dimensiones de este puente. Un equipo habitual tiene un peso de unas 600 toneladas y en caso de Pumarejo era de 1.500”, señala Durán.

Con un método tradicional tardaríamos entre tres y cuatro meses en hacer cada 70 metros de puente, sin embargo, nosotros logramos hacer esos mismos metros en cerca de 25 días. En los puentes del AVE, el ancho es de 12-13 metros y aquí el ancho del tablero es de 38 metros, es decir, se sale del estándar. Además, los carros de voladizo suelen tener como máximo 5 metros de avance, y allí, los carros se diseñaron para un avance de 10 metros”, explica el responsable del proyecto.

Pumarejo es un puente de talla mundial. Estas son algunas de sus cifras: la longitud del tramo atirantado es de 800 metros, siendo la luz principal atirantada de 380 m. y la longitud del viaducto principal es de 2.173 metros. Esto le convierte en el atirantado más largo de Colombia. El tablero, de 38 metros de anchura, es el de mayor tamaño de América Latina. Como el río Magdalena es muy caudaloso, los pilotes del río tienen 2,80 metros de diámetro con 60 metros de profundidad. Además, está diseñado con unos requerimientos sísmicos muy elevados.

“Ha sido un desafío profesional y personal muy importante, con una dedicación muy intensa, 24 horas al día siete días a la semana durante más de cuatro años, de todo el personal. Cuando me propusieron dirigir el proyecto, lo tomé como un desafío y como algo muy interesante para mi carrera profesional”, explica Durán. “A pesar del esfuerzo personal, sabes que esta obra tiene algo de ti, hacer este puente con todo mi equipo ha sido una gran experiencia. Es un hito de la ingeniería que además se convierte por si solo en el icono de una ciudad, en este caso de Barranquilla”.

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Condesa de Venadito, 7
28027 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com