angle-left Cuatro tecnologías para dormir mejor
TUNGSTENO BIENESTAR

Cuatro tecnologías para dormir mejor

Desde el colchón en el que dormimos hasta la luz y las condiciones de temperatura más adecuadas para la habitación, toda una nueva batería de tecnologías inteligentes buscan mejorar la calidad de nuestro descanso más allá de las pulseras de actividad que registran nuestros patrones de sueño.

Los nuevos gadgets que vigilan nuestro sueño van desde las cunas inteligentes que emulan un entorno similar al del útero materno a las camas que regulan su dureza para favorecer el descanso. Crédito: The Happiest Baby.

 

DORY GASCUEÑA LÓPEZ | Tungsteno
Los dispositivos inteligentes han llegado a todos los rincones de nuestra casa y cada vez forman parte de más actividades cotidianas, incluso de aquellas que hacemos inconscientemente. Dada la importancia de un buen descanso para una buena salud, muchas compañías tecnológicas investigan cómo ayudarnos a dormir y mejorar la calidad de nuestro sueño. Y en este campo se espera una de las próximas grandes innovaciones en la electrónica de consumo.

Los gadgets para “dormir como un bebé” ya son una realidad. Precisamente los más pequeños sean uno de los principales retos para médicos e ingenieros del descanso, que ya han desarrollado una cuna inteligente para enseñarles a dormir y a relajarse sin la clásica intervención de los padres. Con una app de monitorización que explica en todo momento qué ocurre en la cuna y permite además ajustar los diferentes programas desde el móvil, el objetivo es reproducir un entorno lo más parecido posible al del útero materno. La cuna cuenta con un saquito que mantiene al bebé boca arriba y arrullado, emite una especie de ruido blanco relajante y balancea al pequeño —aumentando de intensidad si empieza a llorar.


La tecnología empleada por la NASA para ayudar a los astronautas a dormir está en la base del desarrollo de unas gafas inteligentes que promueven la secreción de melatonina. Crédito: NASA.

Luz artificial para regular pautas de sueño

Asegurar unas horas más de sueño para los hijos es sin duda la mejor manera de facilitar el descanso a los padres, pero la tecnología también tiene propuestas directas para adolescentes y adultos. Un amplio porcentaje de población, especialmente entre los más jóvenes, ha adquirido la costumbre de utilizar el móvil para distraerse antes de dormir. Sin embargo, la exposición a la luz de estos dispositivos puede afectar negativamente a la conciliación del sueño porque disminuiría la secreción de melatonina, la hormona responsable del descanso. La luz azul de onda corta que emiten retrasa el reloj circadiano y altera la producción de melatonina, según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. La buena noticia es que la propia tecnología ya tiene propuestas para solucionar esta interferencia. Varios investigadores han comprobado que utilizar lentes especiales para bloquear la luz azul de las pantallas reduce el estado de alerta y favorece los mecanismos de iniciación del sueño a nivel cognitivo y fisiológico.

Y es que la luz es uno de los factores clave para regular las pautas de sueño, pues la evolución humana nos ha entrenado para dormir alrededor de dos eventos lumínicos fundamentales para los ritmos circadianos de nuestro cuerpo: el anochecer y el amanecer. 
Sin embargo, la sociedad desafía estos parámetros con turnos de trabajo de noche o incluso en escenarios extremos como dormir en el espacio. Precisamente la tecnología que utiliza la NASA para ayudar a dormir a los astronautas es la que ha inspirado el desarrollo de unas gafas inteligentes cuyo objetivo es favorecer la secreción de melatonina activando los ritmos circadianos óptimos en cada fase del sueño a través de un juego de luces. La melatonina se produce más fácilmente con luz roja como la del atardecer y la luz azul de la mañana nos prepara para despertar con más energía. Con la apariencia de un antifaz, estas gafas permiten programar un anochecer y un amanecer a la carta desde una app para el móvil. 

Las nuevas camas inteligentes analizan los patrones biológicos mientras dormimos para adaptar desde la dureza del colchón a la posición para favorecer el descanso. Crédito: Eight Sleep.

Camas inteligentes

Otros objetos básicos y más cotidianos como la propia cama, el colchón, el edredón o las almohadas también han adquirido la etiqueta de “inteligentes” gracias a diferentes aplicaciones tecnológicas que pretenden facilitarnos el descanso por diferentes vías, por ejemplo regulando la temperatura según las preferencias personales, adaptando la dureza del colchón a distintas pautas posturales o emitiendo ruido blanco que nos aisle del sonido ambiente. Conseguir un descanso inteligente es cada vez más sencillo también para aquellas personas que tienen alguna patología del sueño. Para los que duermen en pareja, ya es posible analizar los patrones de ronquido e incluso provocar que nuestro compañero cambie de postura para mejorar la respiración mientras duerme, sin necesidad de incómodos cables ni una intervención humana directa. Desde insomnio, apnea del sueño, sonambulismo o narcolepsia, las posibilidades de análisis de nuestros patrones biológicos mientras dormimos se han multiplicado en los últimos años, y no todas las opciones implican llevar puesta la ya clásica pulsera inteligente. 

Hay múltiples posibilidades para entender cómo dormimos y optimizar las condiciones para el sueño pero, ¿es suficiente un descanso inteligente si no tiene lugar en una casa saludable? Dormir en un entorno que no tiene las condiciones de humedad o calidad del aire necesarias, por ejemplo, puede ser más complicado e incluso contraproducente para nuestra salud. Por eso algunos artefactos ya miden diferentes parámetros de calidad y ofrecen propuestas de mejora. El Centro Europeo del Sueño ha desarrollado un dispositivo con sensores integrados que puede manipular y ajustar  la temperatura, luminosidad o humedad de la habitación hasta los parámetros que considera óptimos. Más allá de las persianas, los clásicos humidificadores o los ambientadores con aceites relajantes, la tecnología ha llegado para quedarse mientras dormimos y lo hará a través el análisis de datos e internet de las cosas para darnos toda la información posible sobre qué ocurre en nuestro cuerpo y en nuestra casa mientras tenemos los ojos cerrados. 

  · — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr. 
 

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Condesa de Venadito, 7
28027 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com