angle-left Atención social y nuevas tecnologías: innovación al servicio de las personas dependientes
INNOVACIÓN

Atención social y nuevas tecnologías: innovación al servicio de las personas dependientes

En el campo de la sanidad, se pueden utilizar desde smartphones hasta robots asistenciales para cuidar a los pacientes. Crédito: Pixabay.

 

Avances tecnológicos, basados en inteligencia artificial e IoT, complementan la teleasistencia tradicional. Estos dispositivos realizan un seguimiento a sus usuarios y emiten alertas si se produce alguna emergencia. Además, serán soluciones clave en la sociedad del futuro, dado el envejecimiento de la población.

En el futuro, una persona dependiente no tendrá que llamar a la ambulancia si sufre alguna emergencia. Para ello, ya estarán robots como Roomie Bot. Estos autómatas se darán cuenta de que algo no va bien y se pondrán en contacto con los servicios sanitarios. Creado por el ingeniero mexicano Aldo Luévano, Roomie Bot ya se usa en entidades del sector salud, pero el siguiente paso es que llegue al ámbito doméstico. En unos años, los robots no sólo estarán en las fábricas y en los entornos comerciales; también, en los hogares.

Uno de los objetivos de este tipo de tecnologías es complementar la teleasistencia domiciliaria, que proporciona pulseras conectadas a la línea telefónica a personas dependientes, mayores o con discapacidad. El propósito es ayudarlas en momentos de dificultad, como caídas o tomas de medicamentos, para que su calidad de vida no se resienta.

Además, estos avances también funcionarán como cuidadores virtuales durante las 24 horas. De esta forma, pueden cubrir los huecos del día a los que no llegan los profesionales de servicios sociales del programa de Servicios de Asistencia a Domicilio (SAD). En Sacyr, a través de Sacyr Social, atendemos a más de 35.000 personas en España y gestionamos más de 30 centros residenciales y de día.

Sacyr Social ha desarrollado proyectos como Sabemos que estamos para cuidar a personas dependientes. Tal y como explicó Concha Massa, Directora de Servicios Sociales de Sacyr Social, durante nuestro iFriday dedicado a la ciudad del futuro, si un auxiliar de atención domiciliaria se pone enfermo y no puede acudir a un a un hogar, el programa informático creado para este proyecto asigna a otro profesional y éste recibe la información en su teléfono móvil en menos de 5 minutos. El sistema también se comunica con los familiares para que conozcan los cuidados que está recibiendo el paciente.

Beneficios para usuarios y familiares

Los nuevos sistemas tecnológicos no sólo mejoran la calidad de vida de sus usuarios dependientes, sino que también aportan tranquilidad a familiares y médicos. Esto se debe a la facilidad de las comunicaciones, ya que se puede realizar un seguimiento al detalle y más personalizado. Actualmente, este cuidado resulta crucial para personas dependientes, pero en el futuro gran parte de la sociedad será potencial usuaria de estas tecnologías.

Según un estudio del CSIC, se prevé que en 2068 habrá 14 millones de personas mayores en España, de un total estimado de 48,53 millones. Eso equivaldría a un 29,4 % de la población. Según el informe Los ciudadanos ante la e-Sanidad, elaborado por Red.es, la demanda de servicios de teleasistencia por parte de personas mayores de 65 años creció un 58,1 % en España en sólo tres años, de 2009 a 2012.

Frente a los cuidadores tradicionales, las personas dependientes pueden beneficiarse de la atención tecnológica 24 horas.  Crédito: Pexels.

Soluciones inteligentes

La expansión en los hogares de dispositivos tecnológicos, como chatbots y pulseras inteligentes, aún es un reto. En los últimos años, las nuevas soluciones tecnológicas han revolucionado la sanidad. Así se confirma en el informe de Red.es, en el que las personas encuestadas valoraron la introducción de la tecnología en la salud de manera positiva.

Muchas de estas soluciones nacen gracias a iniciativas especializadas, como Sacyr iChallenges 2019. Uno de los retos de nuestro programa de innovación abierta consiste en desarrollar tecnologías de atención social y cuidado remoto para asistir y monitorizar a personas dependientes con el objetivo de garantizar su seguridad.

De momento, éstas son algunas de las novedades más disruptivas del mercado:

  • Robots asistenciales

Roomie Bot no es el único caso de autómata asistencial. Otro ejemplo es Giraff. Desarrolladopor el Centre Tecnològic de Catalunya (Eurecat), cuenta con una pantalla de vídeo ajustable, un ordenador y unas ruedas. Para funcionar, Giraff primero se tiene que conectar con las diferentes habitaciones del hogar, donde hay una serie de sensores instalados. A través del IoT, estos se conectan con Giraff y le envían información constante. Si el autómata detecta algo sospechoso, manda una alerta a través de Internet.

  • Sensores de monitorización

También existe la posibilidad de emplear estos sensores sin necesidad de que estén conectados a un robot asistencial. Por ejemplo, los de la empresa Qida se instalan en lugares estratégicos del hogar y envían alertas si detectan caídas, fugas de agua o gas o si no ha salido nadie por la puerta en un tiempo determinado.

Asimismo, destaca el proyecto Care Respite, llevado a cabo por varias universidades catalanas. Se trata de una herramienta de inteligencia artificial que detecta si una persona se ha caído y envía una alerta a cuidadores y familiares a través de una app. Para ello, se sirve de cámaras, altavoces y micrófonos.

Wearables, como los relojes inteligentes, monitorizan a su usuario y controlan sus constantes.  Crédito: Pixabay.

  • 'Wearables'

La gran ventaja de la ropa inteligente es que está en permanente contacto con sus usuarios. Por ejemplo, hay pulseras conectadas a la línea telefónica para llamar a los servicios de emergencia. Las prendas inteligentes pueden ser múltiples, como relojes, cinturones y colgantes. La empresa Neki integra en todos estos dispositivos un localizador para personas con demencia o alzhéimer. Así, sus familiares pueden monitorizarlas de una forma poco intrusiva.

  • Chatbots

Los softwares conversacionales mejoran la asistencia médica en aquellos lugares con escasez de profesionales. Esta es una situación típica en países como Brasil. Allí, el emprendedor canadiense Michael Kapps fundó TNH Health, empresa con la que ha desarrollado una serie de chatbots que emiten diagnósticos de los usuarios gracias a un sistema de procesamiento de lenguaje. Asimismo, los médicos pueden atender a los pacientes a través de mensajes de texto.

Próximos pasos: retos a superar

A pesar del atractivo de todas estas herramientas, todavía hay muchos retos en la atención tecnológica a personas dependientes. Entre ellos, se encuentra el coste del producto o servicio,  prohibitivo para algunas personas salvo que las entidades públicas sufraguen parte o el total de estos costes. Ciertas empresas de pulseras inteligentes proponen un plan anual para usar sus dispositivos que se acerca a los 100 euros, mientras que hay organismos públicos que financian las pulseras conectadas a la línea telefónica a coste cero o a precios muy bajos.

Además, estas tecnologías han de ser universales y de fácil instalación para que no den quebraderos de cabeza a personas que desconocen las herramientas digitales.

La privacidad del usuario es otro de los obstáculos que las nuevas herramientas deben cuidar, sobre todo después de que en 2018 entrara en vigor el RGPD europeo. Frente a la teleasistencia tradicional, que solo guardaba datos en la ficha personal tras una conversación telefónica, la teleasistencia avanzada registra localizaciones, hábitos de vida e imágenes.

Este es el presente de las tecnologías de atención a las personas dependientes. Teniendo en cuenta el ritmo al que crece (y, sobre todo, envejece) la población mundial, aparecen en el horizonte múltiples retos y oportunidades de mejora relacionados con nuevos servicios para cubrir las necesidades del futuro.

Vamos a vivir muchos años y vamos a querer vivir bien. Se dice que la persona que vivirá más de 200 años ya ha nacido. En Sacyr Social, abordamos este desafío con iniciativas como Sacyr iChallenges, trabajando codo con codo junto con agentes innovadores como los mencionados anteriormente, para desarrollar, en un esquema de co-creación, las tecnologías que darán respuesta a estas necesidades y asegurarán la calidad de vida de las personas.

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Condesa de Venadito, 7
28027 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com