angle-left Aparcamientos inteligentes para hacer las ciudades más habitables
TUNGSTENO

Aparcamientos inteligentes para hacer las ciudades más habitables

Vista del interior de una las torres de estacionamiento robotizado de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania). Crédito: Sdu7cb.

 

FRANCESCO RODELLA | Tungsteno

De Dubai a Ciudad de México, de Nueva York a Madrid, las ciudades han empezado en la última década una mutación inteligente en la que los aparcamientos robotizados son fundamentales en el camino hacia espacios más habitables. Aarhus (270.000 habitantes, Dinamarca) aloja desde 2015 el más grande de Europa. ¿Qué cambios suponen estas soluciones para las urbes?

La segunda ciudad del país escandinavo ha vivido en los últimos diez años una transformación de la zona industrial situada entre el puerto y el casco antiguo. Entre otros objetivos, la administración local quería sustraer espacio a los coches y ganar territorio para hacer ese entorno más habitable. Y decidió lograrlo impulsando la construcción de un gran parking robotizado subterráneo, un sistema que permite ahorrar tiempo y superficie exterior para estacionar vehículos en centros urbanos congestionados y contaminados.

Ahora el área se ha convertido en un espacio destinado a la vida ciudadana para actividades que van desde grandes conciertos a partidos de fútbol. Y acoge dos edificios nuevos: una biblioteca pública y un centro para estudiantes universitarios, investigadores y emprendedores.

El aparcamiento en Aarhus se encuentra debajo de Dokk1, un complejo cultural que contiene la biblioteca más grande de Escandinavia. Crédito: Gardar Rurak.

Aparcar un coche en un minuto

El aparcamiento, construido justo debajo de la biblioteca por la empresa alemana Lödige e inaugurado a finales de 2015, tiene 972 plazas y está abierto al público. La obra ha sido financiada por una "organización filantrópica privada", como se define Realdania, que además es su actual propietaria.

El funcionamiento es sencillo: el usuario accede con el coche a una de las 20 cabinas ubicadas en la planta cero, deja el vehículo e indica en una pantalla durante cuánto tiempo quiere tenerlo aparcado. A continuación, efectúa el pago con una tarjeta recargable. Un sistema de ascensores automáticos transportará el vehículo a una plaza libre en una de las tres plantas de estacionamiento situadas bajo tierra. Cuando el usuario quiera recuperarlo, solo tendrá que acercar la tarjeta a la pantalla para que el sistema identifique correctamente su automóvil y le indique en qué cabina se lo va a devolver. Realdania señala que, en total, el tiempo necesario para aparcar un coche está entre 40 y 60 segundos y que para recogerlo, no se tardará más de tres minutos y medio.

Además del tiempo de aparcamiento, este sistema permite reducir el tráfico urbano de coches que, según algunas investigaciones, puede deberse hasta en un 30% a la circulación de automóviles buscando aparcamiento.

La tecnología utilizada, añade la compañía, aumenta casi un tercio el número de plazas disponibles con respecto a un parking convencional. Para ello coloca los vehículos más cerca el uno del otro, y al mismo tiempo, libera un considerable espacio en la superficie, eliminando 710 estacionamientos en el exterior.

Otros beneficios puestos en evidencia son las buenas condiciones en las que permanecen los coches (unos 15-16 Cº de temperatura) y la disminución de pequeños accidentes y hurtos. Todo ello, mantiene Realdania, a un coste de estacionamiento parecido al de otros aparcamientos (media hora cuesta 11 coronas danesas, unos 1,50 euros al cambio actual).

Un sistema de ascensores automáticos traslada el vehículo a la plaza disponible y lo aparca durante el tiempo establecido por el usuario. Crédito:Lödige Industries.

La experiencia se repite, optimizada

Desde 2018, la experiencia de Aarhus se ha replicado también en Copenhague. Allí Realdania y Lödige inauguraron un aparcamiento de 350 plazas utilizando la misma tecnología de base. La novedad es que el mecanismo de estacionamiento automático ha sido optimizado con un sistema de medición que permite asignar a cada coche el espacio necesario según el tamaño. De esta manera, explica la empresa alemana, se ha adaptado mejor el parking a la complejidad arquitectónica del edificio en el que se construyó.

El sistema automatizado permite reducir el tiempo de aparcamiento y optimizar el espacio. Crédito: BLOX.

En la última década, los aparcamientos robotizados se han multiplicado. El más grande del planeta a día de hoy (así lo certifica la web de los Guinness World Records) está en Al Yahra (Kuwait). Ubicado en el palacio de justicia de esta ciudad árabe, el parking cuenta con 2.314 plazas robóticas. Según la empresa responsable del proyecto, puede colocar siete coches por minuto y llega a recibir hasta 425 vehículos en una hora. Otros ejemplos de aparcamientos inteligentes se pueden encontrar en distintos países, desde EE UU a Japón.

Los problemas asociados al estacionamiento de vehículos alcanzan también a los coches autónomos. Con un creciente desarrollo dentro de la industria automovilística, ha surgido la cuestión de cómo aparcarlos de manera eficiente a la vez que hacerlos convivir con vehículos con conductor. Y es Alemania, una vez más, el punto focal de la innovación en este sector.

Por ejemplo, Volkswagen ha realizado ensayos en el aeropuerto de Hamburgo con vehículos capaces de mapear su entorno para moverse a la búsqueda de un sitio de estacionamiento. Daimler y Bosch inauguraron una serie de tests en el Mercedes Museum de Stuttgart y en Pekín, con los que experimentan un sistema inteligente incorporado en la infraestructura de un parking que permite a un conductor dejar el vehículo en un sitio concreto y que este llegue sin conducción humana a una plaza libre.

Caster Hämmerling, project leader de Daimler, explicó en una entrevista que los tests sirven, por ejemplo, para probar sensores instalados en distintos puntos del aparcamiento que pueden detectar la posición del vehículo y de posibles obstáculos, como un niño que cruza de repente. Según añadió, la idea es también hacer que el sistema inteligente de los coches autónomos aprenda a "negociar el uso del aparcamiento", sin interferencias ni choques, con vehículos conducidos por humanos.

· — —
Tungsteno es un laboratorio periodístico que explora la esencia de la innovación. Ideado por Materia Publicaciones Científicas para el blog de Sacyr.

También podría gustarte

SÍGUENOS EN FACEBOOK

VIDEOS INNOVACIÓN

VIDEOS IFRIDAYS

CONTACTO SACYR

Paseo de la Castellana, 83-85.
28046 - Madrid (España)
Teléfono: +34 91 545 50 00

www.sacyr.com