Agua MIT

Millones de personas podrían dejar de beber agua envenenada con arsénico gracias a este sistema de filtración

innovadora-chile-616x500

Con solo 32 años, Margaret Lengerich, esta joven ha ideado un sistema más barato que los actuales para luchar contra este tipo de envenenamientos.

El arsénico es incoloro, inodoro e insípido, y  tóxico para los humanos incluso en pequeñas cantidades. Este elemento está presente de forma natural en el suelo y se libera al contacto con el agua subterránea. En diversas regiones de todo el mundo millones de personas beben agua cargada de arsénico y riegan con ella el arroz y el trigo envenenados que consumirán después. En los primeros estadios, la intoxicación provoca lesiones en la piel. A medida que se acumula en el organismo, los síntomas se agravan: daños neurológicos, problemas cardiacos y cáncer pueden ser el resultado de una exposición continuada.

Para vencer a esta sigilosa amenaza global, la ingeniera Margaret Lengerich ha creado un sistema para eliminar el arsénico del agua de forma eficaz y más barata. A diferencia de otras tecnologías existentes, la suya no requiere añadir químicos para filtrar el arsénico ni recambiar el medio que lo separa del agua hasta el quinto año de operación, explica la joven. Gracias a este innovador enfoque la joven ha logrado alzarse entre los ganadores  de los premios Innovadores menores de 35 Chile 2016 de MIT Technology Review en español.

Lengerich descubrió este sistema, ideado por el profesor Joseph Calo de la Universidad de Brown (EEUU), mientras cursaba allí su máster de Ciencias de Gestión de la Innovación. La joven decidió perfeccionar la tecnología y llevarla al mercado, y para ello fundó en 2014 la empresa HMSolution.

Lengerich introdujo mejoras en el sistema, registró una patente y construyó y probó varios prototipos. El actual consiste en un tanque de unos 155 litros que procesa 19 litros de agua por minuto. El agua procedente de un pozo es bombeada al interior de tanque donde es expuesta a lo que Lengerich denomina “generador de medio filtrante”. Este medio es “una gran variedad de óxidos de hierro que el sistema va entregando” dentro del depósito. Los óxidos de hierro se unen al arsénico presente en dos formas químicas: arsénico 3 y 5.

La joven explica que su sistema puede atrapar directamente ambas, a diferencia de otros que para atrapar el arsénico 3 necesitan pretratar el agua con cloro antes de exponerla al medio filtrante. Una vez atrapado el arsénico, las partículas de óxido suspendidas en el agua salen por una tubería donde un filtro de bajo coste las captura. Este sistema también atrapa otros elementos nocivos como aluminio, uranio y plomo.

El estandar de calidad del agua potable de la OMS establece como límite una concentración de 0,01 miligramos  de arsénico por litro o, lo que es lo mismo, 0,01 partes de arsénico por cada millón de partes de agua. Lengerich asegura que su sistema filtra el arsénico hasta niveles indetectables, “inferiores a dos partes por mil millones”.

En comparación con otras tecnologías la propuesta de HMSolutions es también más asequible. Uno de sus sistemas para abastecer de agua potable a 250 personas en un colegio, con una capacidad de tratamiento de 76 litros por minuto, costaría entre 3.500 y 4.500 euros, afirma Lengerich. “Los competidores los ofrecen por entre 4.000 y 6.000 euros, y necesitan un sistema de dosificación de cloro que suma otros 4.500 euros”, explica. Los costes de operación y mantenimiento en 10 años serían de unos 32.000 euros, “aproximadamente la mitad de los costes de la competencia“.

Aunque prevén instalar un piloto en Chile, de momento han detectado una oportunidad de mercado en Estados Unidos, un país que “está iniciando un proceso de modernizar su infraestructura de agua y crear nuevos pozos y sistemas de tratamiento para abastecer zonas rurales“, explica Lengerich. En zonas como New Hampshire, el 40% de la población se autoabastece de agua subterránea y como el mercado residencial no está regulado, muchos no la tratan y la toman con arsénico. En los pozos que ya existen HMSolution podría “transformar fácilmente los tanques actuales, de almacenamiento, en tanques tratamiento”, explica la joven.

En los próximos dos meses instalarán su primer sistema en un colegio en Harvard, una zona rural en Massachusetts (EEUU) que utiliza pozos contaminados con arsénico. Más adelante, y con más capacidad de procesamiento, podrían dar servicio a comunidades más grandes. Para 3.000 habitantes calculan que necesitarían cuatro tanques de unos 2.800 litros, con una capacidad de procesamiento de 15 litros por segundo.

El presidente de Crystal Lagoons Corp, Fernando Fischmann, juez de MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Chile 2016, ha calificado esta propuesta como “una innovación muy ingeniosa, con alto potencial de impacto” que está abordando un problema “significativo y de aplicación en todo el mundo”.

Descubre todos los proyectos de los ganadores de Innovadores menores de 35 Chile 2016

Consulte el artículo original de

MIT

MIT Technology Review en español es la edición en castellano de MIT Technology Review, una revista publicada por Technology Review Inc., compañía independiente de medios de comunicación propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Fundada en 1899, es la revista sobre tecnología más antigua del mundo y la autoridad global en el futuro de la tecnología en internet, telecomunicaciones, energía, informática, materiales, biomedicina y negocios
Los contenidos bajo el sello MIT Technology Review están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización.

También podría gustarte

Sin Comentarios

Dejar repuesta