La incorporación de BIM en la práctica de ‘business intelligence’ de Sacyr

En EEUU, la implantación de BIM a nivel empresarial ya supone un 70% mientras que en Europa las cifras se sitúan en torno al 30%.

La nueva era de la construcción, con avances y nuevas tecnologías, obliga al sector a adoptar herramientas que integren, de forma efectiva, los diferentes procesos de la industria AIC (Arquitectura, Ingeniería y Construcción).

Así nace BIM (Building Information Modeling), una filosofía que está siendo implantada en Sacyr que incluye, en una comunicación eficiente, el trabajo de todos los agentes en la realización de un proyecto, con datos actualizados, ordenados y procedimientos cumplidos.

Con la tecnología como su principal aliada, BIM se sirve de software y hardware que “nos permiten viajar, ver, analizar, planear y discutir una realidad que aún no existe y que tiene que ser construida, pero de una forma más sustentada, consciente y con más calidad”. Así lo señala Joana Menéres, responsable del Departamento BIM de Sacyr Construcción, para añadir que ésta metodología ayuda a coordinar el trabajo participativo de quienes trabajan en un proyecto/ licitación u obra, en la compañía.

Europa debe crecer en implementación de BIM

En EEUU, la implantación de BIM a nivel empresarial ya supone un 70% mientras que en Europa las cifras se sitúan en torno al 30%. Sacyr es una de las empresas españolas que ha apostado por la incorporación de BIM haciendo gala de su apuesta por la innovación y la incorporación en el ‘business intelligence’ de sus procesos. Pero, ¿de qué se trata exactamente?

Ponencia de Sacyr en el European BIM Summit

Ponencia de Sacyr en el European BIM Summit

BIM se rodea de una red de herramientas que hablan entre sí, intercambiando el estado y los datos del proyecto para ayudar en la organización y rentabilidad de todo el proceso, desde la coordinación en la concepción del proyecto hasta la construcción. Con su incorporación en la red de procesos de la empresa, se establecerán relaciones de comunicación entre los modelos tridimensionales BIM (que ya contienen todos los datos del proyecto, incluso las cantidades) y otras herramientas como, por ejemplo, el módulo de gestión SLIGO, desarrollado internamente para control de recursos (personas, materiales, equipamientos, subcontratadas, etc) y sus costes, en obra. Al igual que SLIGO hay otras, y haciendo posible la comunicación entre ellas, todos los profesionales de la empresa dispondrán de toda la información, actualizada y organizada.

Control en obras y menos gastos

Precisamente es el gran control que permite BIM sobre la obra, lo que consigue evitar errores e innecesarios gastos extra. Así lo lleva constatando Sacyr desde el año 2001, a través de su filial Somague, cuando decidió implantar BIM en el proyecto de la Casa de Música de Oporto (Portugal). Esta experiencia sirvió entonces para implantarlo paulatinamente y formar en 2014 un núcleo estructurado de trabajo BIM que se dedica a sistematizar e integrar la metodología de la empresa y a crear posteriormente un departamento BIM que se encarga de estas necesidades.