Innovación

Cuando la innovación transforma la encimera de tu cocina en una carretera

imagen_3

Si algo nos permite conseguir la innovación en Sacyr es crear soluciones eficientes y sostenibles, a la vez que mejoran la calidad de vida de las personas y del medio ambiente. Esta forma de ser y sentir del departamento de innovación de Sacyr Construcción es capaz, por ejemplo, de revolucionar la construcción de carreteras sustituyendo materiales áridos por desechos de las encimeras de cocina.

De algo tan cotidiano como es la superficie dónde preparamos nuestra alimentación nació la brillante de idea de este proyecto. Su éxito, comprobado en un tramo de carretera construido en Almería, se basa en la solidez de las encimeras de silestone que, mezcladas en caliente con otros desechos como neumáticos, pueden sustituir perfectamente a las piedras más resistentes para realizar las mezclas asfálticas.

imagen_2

Las resinas de poliéster, el cuarzo o la sílice, que componen en otros elementos el silestone, consiguen que las encimeras tengan altos niveles de dureza y solidez pero, ¿qué pasa con todos aquellos recortes que nunca son usados en las cocinas? Esta es la pregunta que se hizo el director de Innovación de Sacyr Construcción, Antonio Ramírez, quién pretendía sustituir los áridos que se usan habitualmente, dando ejemplo así del compromiso de Sacyr con el reciclaje y el medio ambiente.

Coordinado por Antonio Luna, miembro del equipo de I+D+i de Sacyr, el proyecto contó con más de 3.000 toneladas de residuos que se usaron en medio kilómetro de carretera de forma experimental. Junto a Sacyr, la fabricante de encimeras de cocina Cosentino, fabricante en exclusiva de silestone, participó en el proyecto para unir el tramo de la A-334 entre las localidades almerienses de Fines y Albox.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El uso de las encimeras de cocina en carretera supuso la puesta en práctica del “Proyecto Areco: desarrollo de aplicaciones de residuos en construcción”, financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, dentro del Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica 2008-2011, cofinanciado con Fondos FEDER. Los objetivos del proyecto eran el estudio, caracterización y viabilidad de aplicación de diversos tipos de residuos, entre ellos, la aplicación de áridos y lodos de corte de silestone y lodos de corte de mármol en mezclas bituminosas calientes y hormigones autocompactantes.

Su nulo uso en otras áreas provocaba que cada año acabaran en el vertedero alrededor de 10.000 toneladas de silestone a través de los sobrantes de las encimeras de cocina. Gracias a Sacyr sí es posible darle otro uso a las infravaloradas encimeras de cocina.

También podría gustarte

Sin Comentarios

Dejar repuesta